CLASIFICACIONES DE LAS SIGLAS

 

ª Se dividen, respecto al modo de formarse, entre PROPIAS O IMPROPIAS. 

Ejemplos de siglas propias:

            (aquellas que están integradas exclusivamente por la suma de cada una de las iniciales de las palabras plenas de su significado)  

Ejemplos de siglas impropias

(la mayoría son siglas silábicas, que se pronuncian sin deletrear):  

(de hecho, si no fuera por esa P de la preposición, la sigla sería más desagradable de pronunciar [*AAT]).

(Gracias a esa preposición, la sigla no ha acabado siendo *AEEMO, aún más cacofónica).

(y ésta también es una sigla con mejores resonancias que la hipotética de *ASEEO). 

Dos conceptos diferentes pueden compartir la misma sigla, tener diferente significado pero mismo significante, dado que el número de realidades diferentes es infinito, y el número de combinaciones de letras es limitado. De todos modos, en un mismo contexto, no es habitual que coincidan varias siglas homónimas, ya que el sentido primordial del uso de las siglas es el de además de abreviar, que no provoquen ambigüedades o confusiones conceptuales.  

Ejemplos:  

o FSE: Fuerzas de Seguridad del Estado, pero también Fondo Social Europeo.

o IFOP: Instituto Financiero de Orientación de la Pesca, pero también Instituto Francés de la Opinión Pública (la misma sigla en francés que en español). 

o APC: Acción Por Ceuta / Autoridad Portuaria de Castellón / Alternativa Progresista de Cullera.

o TAC: Tomografía Axial Computerizada (sector: sanidad) / Teoría de la Acción Comunicativa (sector: filosofía) / Totales Admisibles de Captura (sector: pesca) / Telecommunications Analysis Center (sector: telecomunicaciones).

o CC: Coalición Canaria / Complemento Circunstancial / Comité Central / Cuerpo Consular / Condicionamiento Clásico / Código de Circulación

 ª Otra forma de clasificar las siglas sería simplemente por su número de letras: 

o       Bilítera (2 letras)

o       Trilítera (3 letras)

o       Cuadri- o Cuatrilítera (4 letras)

o       Pentalítera (5 letras)

o       etc.  

ª Por la naturaleza de sus constituyentes (lo veremos mejor en el apartado de Grafía):

    ‘alfabéticas’ (se sirven de exclusivamente letras del abecedario)

    ‘alfanuméricas’ (combinan letras y cifras).  

ª Por su procedimiento de lectura / pronunciación:  

— Siglas deletreadas: como IPC = índice de precios al consumo.  

— Siglas silabeadas: como ONCE = Organización Nacional de Ciegos de España.  

— Siglas pronunciadas de forma mixta: como PSUC = Partido Socialista Unificado de Cataluña (/pe-súk/).  

ª Y habría muchos más criterios de clasificación de siglas, por ejemplo, según si son de ámbito local, provincial, nacional, internacional..., o si son siglas que se traducen en todos los idiomas, o si casi todo el mundo las conoce en una sola forma.